¿Cómo representamos nuestros sentires, nuestras percepciones, nuestros pensamientos, nuestras creencias? Es indudable que necesitamos de una matriz ideológica para sustentar un pensamiento. La ideología "hace" la realidad, que es interpretada y nutrida por vivencias, orientaciones, imaginarios y discursos que circulan y se sustentan en prácticas sociales, que crean y aportan significación a nuestra vida cotidiana.

El diseño, en tanto práctica, es una propuesta que opera en la realidad a través de la creación e interpretación de lenguajes visuales, que producen imágenes y negocian sentidos mediante una legitimación ideológica, que puede volverse hegemónica en tanto tensión. El diseño es un hacer impreciso que puede producir efectos de sentido al extenderse sobre prácticas que hacen (y nos hacen), ofreciendo una respuesta a aquello que naufraga en el territorio de la posibilidad.

ideologia

 

ideología
subir